Deviant Login Shop  Join deviantART for FREE Take the Tour
×

More from deviantART



Details

Submitted on
October 27, 2011
File Size
29.6 KB
Link
Thumb

Stats

Views
875
Favourites
3 (who?)
Comments
9
Downloads
5
×
Capítulo 1: Duda… Confianza… Guerra
(Por Yankee-chan)

Levy caminaba tranquilamente por unas de las calles de Magnolia, disfrutando el cielo teñido con violáceos reflejos al final del día. No sabía qué hacer en el gremio así que decidió volver a casa.  Habían pasado más de dos meses desde que había retornado de la isla Tenrou, cubiertos de heridas dado la batalla contra Grimoire Heart, por lo que estaba disfrutando un buen merecido descanso. Mientras cruzaba el puente sobre el rio que corría a través de la ciudad, repentinamente vio una silueta familiar. Una amplia sonrisa ilumino su rostro y corrió hacía su amigo.

- ¡Gajeel, espera!

El Dragon Slayer ralentizó su paso, pero no se volvió hacía ella, frio y retraído como siempre. Desde que habían vuelto, Levy hablaba con el más que antes, aunque este había reanudado su aire malhumorado y reservado. Antes del suceso en la isla, estaban simplemente acostumbrados a ignorarse mutuamente, o a veces a mirarse en el camino, o muy raramente a saludarse, solo para volver a ignorarse mutuamente. Pero ahora que habían sido un equipo, nuevos lazos entre ambos habían nacido, y la joven no dudo más en ir a hablar con él y aprender de su persona (aunque no la dejara aprender mucho).

- ¿Estas bien? - Pregunto ella con una sonrisa mientras caminaba a su lado.

- Sí, estoy bien. ¿Y tú?

Le contesto por cortesía y no por querer realmente una conversación con ella, pero no importaba.

- Sí, estoy bien. ¿A dónde vas?

Podía preguntar por el bolso crema que llevaba colgando el hombro, una señal inequívoca de que estaba saliendo de Magnolia.

- Misión - Gruño, manteniendo su mirada al frente, no prestando mayor atención a la joven a su lado.

- ¿Y caminaras hasta que llegues a tú destino? ¿Puedo caminar contigo hasta la salida del pueblo? ¿Y cuál es tu trabajo?

Gajeel suspiro. A veces se ponía tan molestosa con sus malditas preguntas, y no era conocido por su paciencia. Después de un largo tiempo, eventualmente giro su cabeza hacía ella, sus ojos rojos se sumergieron en los de ella, antes de que declarara con un monótono, pero a la vez algo irritado tono de voz:

- Si, lo hare. Camina conmigo si quieres, no me importa. Y acerca de la misión, solo tengo que darle una paliza a una banda de ladrones. ¿Feliz?

- Ahora sí -  La joven de pelo azul rio - ¿Puedo preguntar algo más, o molesto mucho?
Ah. Era más inteligente de lo que parecía. Aun así Gajeel había hecho todo lo posible para esconder su exasperación, aunque ya había notado que Levy lograba seguidamente leerlo como si fuera un libro. Y eso lo inquietaba incluso más.

- Solo una - Refunfuño poniendo mala cara.

- ¿Nunca te aburres de siempre tomar misiones que sean sobre herir a alguien?

La maga de escritura solida cruzo sus manos detrás de su espalda, una extraña expresión en su rostro. Una especie de extraña mezcla de curiosidad y tristeza.

- Nop, al menos me hace sentir bien, ¿y puedes honestamente verme ayudando a las viejas brujas de la ciudad, haciendo compras para ellas o algo así?

- Dices eso, pero nunca has tratado de ayudar ancianas, quizás lo disfrutarías - Se burló de él dándole un amistoso codazo.

- No tengo la cara para el empleo, así que no lo hago.

- Si tú lo dices.

La joven río ante la imagen que apareció en su cabeza del mago de hierro acarreando bolsas y siguiendo a una señora que no podía parar de divagar. Como no encontró que decir, siguió con su sonrisa en la cara mientras caminaba al lado del dragón. Sabía que él no quería ser malo al hablar de esa manera. Y para decir verdad, un Gajeel que repentinamente se convirtiera en un amable ser humano, no era un Gajeel normal. Después de un momento el cual pareció muy corto para la joven, llegaron al límite de la ciudad, y desafortunadamente para ella, debía quedarse atrás y él debía irse.

- Ten cuidado, ¿está bien? - Levy dijo con una pequeña voz, su garganta dolía, recordando las malas memorias de la isla Tenrou. Verlo colapsar cubierto de sangre frente a sus propios ojos… esa imagen quedaría grabada en su memoria. Al igual que el día en que se conocieron.

- No te preocupes, volveré - Respondió con confidencia, su tono la calmo un poco.

Repentinamente, Gajeel dejo que sus labios formaran una pequeña sonrisa mientras la miraba intensamente, y permitió que su mano la acariciara en el rostro con las puntas de sus dedos. Entonces se volteó y se marchó sin ni una palabra.  Levy se mantuvo inmóvil durante varios minutos, sus últimas palabras y sus últimos gestos quedaron inscritos en su cerebro. Todo su cuerpo estaba sonrosado y su corazón latía furiosamente en su pecho mientras veía que la silueta de Gajeel desaparecía poco a poco en el horizonte.

Finalmente, cuando no lo distinguió más, respiro profundamente antes de ir a casa en la dirección opuesta; la escena iba y volvía en su cabeza, estaba secretamente turbada por su gesto. Realmente quería volver a verlo.

Pero los días pasaron, primero uno, después dos, luego tres, y fue una semana, y finalmente un mes. Y aún no noticias de Gajeel. Solo su presencia en la mente de la joven había permanecido, como un vórtice de preguntas y preocupaciones. ¿Dónde estaba? ¿Qué estaba haciendo? ¿Por qué no regresaba? ¿Le habría pasado algo? La ansiedad flotaba como una gran nube sobre su cabeza, oscureciendo  sus pensamientos y sus días.

Levy noto que muchas cosas parecían sospechosas desde el día en que el Dragon Slayer se había ido, o más precisamente, un mes después de su desaparición. Noto cosas, dado que no era la única que estaba preocupada por él. El maestro hablaba seguidamente con Panther Lily el cual se había quedado en el gremio también, con un tono bajo y una preocupada expresión en su rostro. ¿Acaso Makarov y Lily hablaban acerca de Gajeel? ¿Y por qué el Dragon Slayer no regresaba? Había dicho que iba a una misión simple, ¡no se suponía que tomara tanto tiempo! ¿Estaba en problemas?

Completamente obsesionada debido a su ansiedad, Levy ya no podía leer, perdiendo su legendaria concentración cuando comenzaba una novela, sus pensamientos estaban todos dirigidos hacía el mago de hierro. Ya no hablaba mucho con sus amigos, y tenía que ocultar su tristeza detrás de una sonrisa cuando estaba entre ellos. Esa noche, la joven se fue a casa temprano, siguiendo el mismo camino que había tomado el día en que lo vio por última vez, esperando que estuviera de vuelta. Cuando llego al lugar donde se habían separado, espero un largo tiempo por él, escaneando el mismo horizonte por donde había desaparecido. Pero tuvo que dar cuenta que Gajeel no regresaría esa noche; decepcionada y triste, lentamente tomo el largo camino a casa. La luna creciente iluminaba su paso, pero no su mente. Camino hasta que divisó  a cierto gato enfrente de ella, tratando de abrir una puerta muy alta para él.

- Buenas tardes Lily - Saludo la joven

-Ah. Buenas tardes Levy. ¿Cómo estás? - Respondió el gato, tratando desesperadamente de alcanzar la manilla de la puerta sin tener que transformarse o usar sus alas porque no quería usar su magia para algo tan banal.

- Bien… estoy bien, gracias… ¿estás viviendo aquí?

- Si, con Gajeel, pero aún no retorna, así que estoy viviendo solo por el momento.

- Lo sé, estoy preocupada. Me conto que se estaba yendo por una misión, pero aún no vuelve - La voz de la joven se partió al tiempo que dejo caer su cabeza para esconder el miedo apareciendo en su rostro.

- ¿Te conto de que se trataba su trabajo?

- Dijo que era darle una paliza a una banda de ladrones. ¿Por qué? ¿No te lo dijo? ¿O sabes algo?

El pequeño gato negro miro a la maga, dudo y pensó acerca de las palabras que cuidadosamente debía elegir antes de contestarle algo.

- Bueno, realmente no fue a un trabajo ordinario… se de la misión que el maestro le dio porque me lo conto… él también está preocupado por Gajeel - Dijo entrecerrando sus ojos.

- ¿Cómo es eso? ¿Qué misión? ¿A qué te refieres con que "no es un trabajo ordinario"?
Levy comenzó seriamente a preocuparse. Solo el tono de Lily le dijo que no eran buenas noticias, tampoco sus palabras.

- Bueno yo… yo no puedo hablar acerca de ello, no realmente. La única cosa que te puedo decir es que el maestro no sabe si está en peligro, o si Gajeel solo decidió nunca volver.

- ¿Nunca volver? ¿Qué quieres decir Lily? - La joven exclamo mientras jugaba con sus manos, sus ojos llenos de terror, su ser sacudido por sus palabras.

¿Gajeel? ¿Nunca volverá? ¿Por qué no querría volver? El gato debía estar ciertamente bromeando, no podía dejar el gremio después de todos los momentos que pasaron juntos, ¿Podía él?

- Lo siento Levy, pero el maestro me prohibió hablar sobre ello, exactamente porque eso podía poner en peligro a Gajeel.

- Pero…

- Si las cosas siguen así, creo que Makarov hablara con todos, se paciente, pero no puedo contarte más por ahora.

- Genial, solo dejaste que me preocupara incluso más.

El gato le dio una tristeza y sentida sonrisa. Se despidieron y Levy volvió a casa, con su cabeza llena de preguntas. No sabía lo que el gato intentaba diciéndolo aquello y callo dormida muy tarde en la noche, su mente atacada  por tres palabras que iban y volvían, seguidas por múltiples preguntas.

Gajeel… misión… peligro
……………………………………………………

Desde que Phanter Lily le había medio confesado todo aquello, Levy no podía hacer nada pero tener extraños sueños, llenos con recuerdos dolorosos, la guerra contra Phantom Lord, la primera vez que se encontró con Gajeel, y los eventos recientes en la isla Tenrou. ¿Por qué su relación tenía que estar tan manchada de sangre? Si Gajeel estaba realmente en peligro, la sangre volvería a correr… Y los días siguieron, monótonamente, llenos de dudas y preguntas, llenos con dolores de cabeza y del corazón por la cantidad de reflexiones y memorias del pasado.

Pasado una semana desde que la duda y el miedo habían comenzado a conquistarla, algo finalmente cambio. Levy estaba sentada en el bar, su cabeza descansando en la barra, mirando fijamente el contenido de su vaso con los ojos vacíos, no prestando atención a la pelea que ocurría detrás de ella, contenida por Natsu, el cual deliberadamente había vaciado su contenedor lleno de lava derretida en los pantalones de Grey. Cuando la pelea estaba alcanzado su cima, Makarov se volteó de Lily y tosió fuertemente, esperando obtener la atención de todos los magos, pero no funciono. ¿Gritaría una y otra vez hasta el final?

- ¡PAREN, IDIOTAS!

Después de varios segundos, todos se quedaron quietos, escuchando. ¿Por qué siempre tenía que estar gritando?

- Tengo un importante anuncio para ustedes, ¡así que cálmense y escúchenme!

El corazón de Levy comenzó a palpitar con fuerza mientras recordaba las palabras que le había dicho Lily unos días atrás.

"Si las cosas siguen así, creo que Makarov hablara con todos, se paciente, pero no puedo contarte más por ahora."

Lentamente levanto la cabeza y miro a Makarov que estaba parado sobre la barra. Repentinamente estaba muy atenta, como todos los demás.

- Seguramente habrán notado que Gajeel desapareció hace poco más de un mes.
Voces afirmando aquello sonaron desde todas partes del gremio, pero el silencio callo nuevamente cuando el pequeño mago hablo.

- Ah pasado mucho tiempo, y pienso que algunos como yo se han preocupado por él. Si Gajeel no está aquí hay una razón, y no puedo mantener más el secreto. Verán, cuando se nos unió, le dio una misión que solo él tenía la esperanza de cumplir. Le ordene espiar a mi hijo Iván, el cual después que lo excluyera fundo su propio gremio oscuro. Es una amenaza que no podemos ignorar. Fue Iván el que puso lacrima dentro de Laxus, justo después de que lo excluyera, pero eso no va al caso… Así que le pregunte a Gajeel que jugara al doble agente. Iván creía que trabaja para él y nos espiaba a nosotros, pero es todo lo contrario. Sin embargo, ha sido un largo tiempo desde que se marchó y hay dos posibilidades. Una, Iván pudo haberse dado cuenta que era un doble agente y en ese caso Gajeel está en graves problemas. Pero por lo contrario, y ese fue el riesgo que tuve que tomar… Gajeel pudo habernos traicionados… y no podríamos hacer nada por él. Esta es la verdadera dificultad. ¿Reaccionar? ¿No reaccionar? Conociendo eso, en ambos casos, tendremos que afrontar la más grande batalla de nuestras vidas. Yo, yo decidí que iré, simplemente porque es un miembro de Fairy Tail y tengo que entender que sucedió. Ha sido demasiado tiempo como para dejarlo así, es hora de resolver el problema y el Consejo se puede ir al infierno. Será mejor que me agradezcan si podemos deshacernos de Raven Tail. No los forzare a seguirme porque se los riesgos. Sin embargo, si alguno de ustedes son voluntarios, por favor párense a mi lado.

Inmediatamente susurros de aprobación y desaprobación emergieron. Todos digerían la información y pensaban en los pros y los contras. Levy sabía que los antecedentes de Gajeel no jugaban a su favor, ella misma dudaba ahora. Cuando le contaba que se estaba marchando en misiones, probablemente él… entendía que no le hubiera dicho nada para protegerse a él mismo, pero no pudo evitar sentirse triste y pensar que no confiaba en ella después de todo este tiempo. Y todas las veces que la protegió… ¿Era solo un engaño para integrarse? ¿De qué lado estaba realmente? Repentinamente no lo pudo seguir reconociendo, tenía la impresión de caer a un  agujero negro, sin nada de donde sujetarse. No. Ella aún confiaba en él. Si, Gajeel era su amigo, estaba preocupada por él, no podía haberla traicionado. De alguna manera se rehusaba a creer que era un traidor. Determinada camino directamente hacía el maestro y declaro con una voz llena de voluntad:

- Yo voy, confió en Gajeel. Sé que no nos traicionaría. No podría hacer eso.

Casi inmediatamente, dos desconsoladas quejas pudieron ser escuchadas en una esquina. Era definitivo que ni Jet ni Droy se unirían a Makarov a salvar a su peor enemigo, y siquiera antes de que Levy pudiera pedirles que se explicaran, salieron de un arrebato del gremio azotando la puerta antes los sentidos ojos de sus camaradas. Levy entristeció, lamentablemente para sus compañeros había escogido su lugar hace mucho tiempo, y era el del Dragon Slayer. De hecho desde que él había tomado el rayo de Laxus por ella.

Y la decisión de Levy pareció ser la señal para los demás. Lily se les unió por supuesto, parado al lado de la joven con una sonrisa compresiva, y feliz de tenerla en su lado, de alguna forma ella logro sonreírle.

- Estoy seguro que a este idiota lo pillaron - Bromeo Natsu y se les unió, seguido por Grey, Jubia, Lucy, Erza, Happy, Charle y Wendy por supuesto.

- ¡Un hombre tiene que ayudar a otro hombre! - Elfman bramo mientras se paraba al lado del resto.

- También vamos - Declaro Fried, seguido por Evergreen y Bixlow.

- ¡Aquí voy! Quizás tengan un montón de dinero escondido en alguna parte, sería la oportunidad para llenar mi billetera - Macao aseveró mientras se acercaba a la barra, seguido por Wacaba el cual intentaba participar también, solo para contrariar a su viejo amigo.

Entonces Cana, Max, Alzack y Bisca se les unieron, los demás se quedarían en Fairy Tail.
Veintiún magos. El maestro decidió que eso sería suficiente por ahora, no necesitaba que todos vinieran, era principalmente una misión de reconocimiento, no una guerra entre gremios, aunque sabía que la situación podía empeorar. Motivados, los magos reunieron armas y lacrimas mágicas, determinados a pelear y salvar a su amigo.

Habían decidido que todos se reunirían la mañana siguiente para preparar un plan, y así salvar a su amigo en el atardecer. Así Levy se fue a casa, junto a Lily, el cual no podía creer que tanta gente se hubiera ofrecido, sabiendo lo que Gajeel había hecho en el pasado; la joven de cabellos azules pensó lo mismo. Era por eso que amaba a Fairy Tail, porque todos estaban ayudándose mutuamente y actuaban como una familia. Panther Lily se marchó decidido a preparase también. La maga de escritura solida calmadamente se hizo cargo de ella misma; primero tomo una ducha, dejando que el agua fluyera relajando sus extremidades, mientras pensaba nuevamente en lo que había pasado. Ignoraba que Gajeel tuviera un rol tan importante en el gremio, pero la hacía feliz, convencida de que no lo podía traicionar tan fácilmente. No después de todo por lo que habían pasado, era imposible. Por un lado, estaba aliviada, convencida de que el Dragon Slayer estaba de su lado, pero por otro lado, estaba preocupada. ¿Quién sabe lo que Iván le podría haber hecho? ¡Tenía innegablemente que encontrarlo! Sabiendo perfectamente que no podría dormir debido a su ansiedad, se tragó una píldora para dormir tendida en su cama, cayendo rápidamente dormida, a pesar de todos los pensamientos que daban vueltas en su mente.
………………………………………
La mañana siguiente, cuando Levy despertó, estaba inusualmente tensa. No, a pesar de la píldora para dormir que tomo el día anterior, no había dormido muy bien habiendo soñado cientos de escenarios catastróficos que pudieran pasar. Preparo su desayuno, pero no pudo tragar nada, y cuando estuvo lista camino hacía el gremio, sintiendo stress, ansiedad y la preocupación aumento en cada paso que daba. Cuando arribó a Fairy Tail, una parte de los voluntarios ya se encontraban allí (Los Rainjinshuu y parte del equipo de Natsu), reunidos alrededor de una mesa cubierta por toda clase de armas, hablando en voz baja.

Pero Levy no se les unió inmediatamente, más bien camino hacía la barra a hablar con Mirajane, Lucy y Bisca para relajarse, de alguna forma sintiéndose mejor al ver que estaban nerviosas también. Finalmente a las diez y media de la mañana, todos se reunieron alrededor de la mesa donde el maestro extendió el mapa de Fiore, con una cruz negra sobre un lugar preciso localizado al noroeste del monte Hakobe, entremedio del mar y una cadena montañosa. Todos hablaban en voz baja, entendiendo perfectamente que el lugar con la cruz negra mostraba donde se encontraba el gremio Raven Tail. Cuando Makarov estuvo seguro que se encontraban todos y estaban prestando atención, explico su plan.

- De acuerdo con la información que me dio Gajeel, Raven Tail tiene cerca de noventa miembros, y no son débiles, el error más pequeño podría significar la muerte, lo mejor es que seamos cuidadosos y rápidos. Y no estoy hablando de Iván.

- ¡Los venceré a todos! Grito Natsu balanceándose con impaciencia en su silla.

- Cálmate pedazo de mierda ardiente, no podemos abalanzarnos sin pensar - Dijo con Grey con voz molesta.

- ¡Digo que tú eres un pedazo de mierda ardiente, Idiota!

Mientras los magos rivales peleaban, Makarov término de explicar su plan a los demás, no quería perder su tiempo.

- Primero que nada, tenemos que formar dos grupos. El primero tendrá que atraer a todos los magos de Raven Tail afuera y pelearan contra ellos, creando distracción, mientras que el segundo irá a buscar a Gajeel mientras el interior este vacío.

- ¿Qué pasara si Gajeel peleara contra nosotros? ¿Qué deberíamos hacer? Si el equipo de búsqueda toma riesgos innecesarios, podrían morir. Objeto Erza cruzando los brazos sobre el mapa.

- No te preocupes, tengo un plan. Lily, Happy y Charle se harán cargo de la transmisión. Si Gajeel llega y nos ataca, uno de ellos irá a prevenir al equipo de búsqueda, y pondremos todas nuestras fuerzas en la batalla. Sin embargo si Gajeel ha sido realmente capturado y no nos ataca, uno de los gatos de todas formas ah de prevenir a los demás, y así podrán continuar con la búsqueda. Creo que Lily se hará cargo de esto, si aún hay magos dentro, podrías ayudar.

El gato negro solo asintió, con una expresión seria y concentrada.

- Yo buscare a Gajeel - Decidió Levy con una voz fuerte.

Sabía que sería la más inútil en pelea, así que prefirió hacerse cargo de la búsqueda.

- ¿Estas segura Levy? - Pregunto Lucy con voz preocupada.

- Si, no te preocupes, estaré bien, sé que puedo hacerlo.

- Estoy de acuerdo - Continúo el maestro, de todas formas no se opondría. En este caso, los demás pelearían contra Raven Tail, y si Gajeel no estaba con ellos, todo lo tendrían que hacer sería derrotarlos o aguantar lo más posible.

- Bueno, esto va a ser interesante - Declaro Freid desde una esquina mientras los demás miembros de los Rainjinshuu asintieron.

- ¡Oye Levy! Si encuentras el cuarto donde esconden el dinero, ¡llámame! - Continúo Macao.

- Idiota, ¿crees que realmente dejaría de lado la búsqueda solo para avisarte? - Dijo Wakaba al tiempo que ponía sus últimas lacrimas en su bolso.

Mientras que la mitad de los miembros del equipo peleaban entre ellos, el resto aún escuchaban concentradamente, no querían arruinar nada.

Cuando todos estuvieron seguros de lo que tenían que hacer, los magos fueron al lugar indicado por la información que Gajeel logro entregar. Primero tomaron el tren, no preocupándose de las miradas atónitas de turistas y locales al ver sus expresiones serias y su equipo de armamento pesado. Bajaron en Shirotsume, el último pueblo en el oeste que poseía una estación de tren, desde ahí deberían caminar y Raven Tail aún se encontraba lejos. La noche había comenzado a caer cuando llegaron a la mitad del camino. Pararon cerca de un bosque y decidieron acampar.

A la día siguiente, cuando finalmente llegaron a destino al comienzo de la tarde, la excitación y el stress incremento repentinamente. Al ver el paisaje, no se podía decir que era un desierto, pero tampoco habían montañas. Habían rocas blancas y grises por todos lados, tan lejos como podrías ver, alcanzando el cielo. Y profundas grietas por donde escapaba el humo y algunas veces geiseres. Pero había algo más. No había animales, sonidos, solo silencio y el viento pasando por las extrañas columnas, haciendo la atmosfera aún más pesada y opresiva. Lo único que se apartaba de este paisaje frio y muerto era un extraño edificio, y todos temblaban de solo verlo. Parecía una torre irregular, desviándose de izquierda a derecha, y su color era una mezcla de azul y negro. El edificio estaba rodeado de cuervos volando y croando horriblemente. Había una gran puerta, como la de Fairy Tail, excepto que nadie sentía la urgencia de abrirla. Los magos de Fairy Tail  cuando apenas notaron en gremio rival, se escondieron en una esquina, detrás de las rocas, para observar sin ser observados.

- ¿Ahora qué? ¿Corremos, gritamos, y disparamos todo en el camino? - Pregunto Natsu con una voz llena de disposición.

Era ciertamente el único que no se sentía nervioso a pesar de la situación.

- ¡Imbécil, no podemos hacer eso! - Grito Lucy pegándole detrás de la cabeza.

- ¡Aye! Nos notarían de inmediato - Increpo Happy con un pescado en su mano (bueno en su pata) el cual deseaba usar como arma.

- Si, pero eso es lo que queremos, ¿No es así? - Dijo Grey

- Si, pero el ataque sorpresa existe - Aprobó Erza.

- Un ataque sorpresa no funcionaria, porque ya sabemos que se encuentran aquí.

Todos saltaron y voltearon hacía el origen de la extraña voz, para encontrase con un muñeco de papel en el aire que los observaba.

- ¡Esa es la magia de Iván! - Grito Makarov mientras se paraba abruptamente, inmediatamente seguido por todos los magos.

Natsu quemo el papel, pero eso no cambiaría nada, lo que estaba hecho, hecho estaba. Siguiendo las órdenes de Makarov, los magos bramaron y corrieron rumbo a Raven Tail, ya no podían tener la esperanza de dar un ataque sorpresa. La magia cubrió sus cuerpos y armas, y estaban listos para usarla. Al mismo tiempo la gran puerta se abrió, revelando una centena de magos enemigos, armados con espadas, armas mágicas y otro tipo de armas. El choque entre ambos gremios fue ensordecedor, magia de todos los colores, en círculos y rayos salían de todos lados. Los oponentes perdieron el sentido de donde estaban por el caos total. Natsu golpeaba todo lo que veía, rocas o enemigos, destrozando todo en su camino. Bisca y Alzack se mantuvieron escondidos y trataron de proteger a todos con sus armas. Erza había cambiado su armadura y peleaba con tres magos a la vez, moviéndose tan rápido que sus movimientos eran difusos. Wendy estaba volando con Charle alrededor del edificio, viendo por las extrañas ventanas para observar el interior. Lily y Happy se habían lanzado a la batalla, el primero golpeando con su figura original y el segundo usando "tiros de pescado" en la cara de sus oponentes. Bixlow, Fried y Evergreeen peleaban contra un pequeño grupo a la derecha. Cana, Macao, Elfman y Wakaba trataban de bloquear la puerta, impidiendo que cualquier se retirara al interior.   

- ¡Gánenle a todos! - Ordeno Makarov mientras crecía al triple de la altura humana, mandando a volar a decenas de enemigos con un simple golpe los cuales no podían hacer nada para protegerse - ¡Levy has tu parte!

La joven, la cual se había mantenido escondida esperando por la señal, asintió y corrió rápidamente hacía la puerta aún abierta, sus piernas guiándola lo más rápido que podían por la adrenalina y la determinación. Se volteó por última vez hacía sus amigos que peleaban duramente, al tiempo que podía ver enemigos congelados, quemados, mojados o atónitos volando a través del cielo para caer inertes. Corrió dentro del gran edificio, haciéndose lo más discreta posible y rezando que nadie más estuviera dentro con ella.  Cruzo un pequeño corredor, abrió una puerta y se encontró en un gran cuarto, donde se encontraban dos largas mesas  y un bar como en Fairy Tail. Finalmente, diviso múltiples puertas a ambos lados del cuarto y abrió la más cercana. Subió unos cuantos escalones, pensando que guiaba a una torre alta. Cuando llego arriba, encontró una serie de habitaciones y las abrió una por una, antes de volver a bajar sin ningún resultado. Con más y más pánico cada segundo, ignoro sus piernas adoloridas y su aliento corto el cual la quemaba en el pecho.

Levy corrió, abriendo cada puerta, desesperadamente buscando por el Dragon Slayer en cada cuarto y rezando por no ser encontrada. De todas formas, estaba rezando bastante este día, simplemente porque estaba aterrada. Aterrada de ser encontrada y tener que pelear, aterrada de que hubiera algún fallo en el plan, aterrada de perder a Gajeel para siempre.  Volvió al cuarto central luego de buscar en tres torres diferentes, y escucho un aletear antes de ver que Lily venía hacía ella.

- Gajeel no se encuentra afuera, y Wendy no lo encontró alrededor del gremio. En mi opinión, Iván encontró que era nuestro espía y lo encerró en algún lugar - El gato jadeo antes de caer al suelo, haciendo desaparecer sus alas.

- Lily, ¿sabes dónde se encuentra en calabozo? Si se encuentra encerrado en algún lugar, es ciertamente aquí…  - La joven supuso, su garganta tenía un nudo por la ansiedad al pensar en ir a un lugar tan oscuro y tenebroso.

- Usualmente podemos encontrar los calabozos tanto en altura como en un subterráneo y considerando el tamaño y el diseño de las torres, apostaría que se encuentran en el calabozo. Sígueme, creo que sé dónde se encuentran.

Lily abrió las puertas que Levy no había tocado, ignorando las que tenían escaleras que llevaban hacía arriba, hasta que encontró una que llevaba hacía el subterráneo, bajaron con rapidez, sumergiéndose lentamente de las fundaciones del gremio. Era obvio que Levy no estaba aliviada con el número de telas de araña que incrementaba con cada paso, y con la luz desapareciendo de apoco. Empujando otra puerta, ambos se encontraron en un corredor oscuro, lleno de celdas de prisión a cada lado. La única luz que se filtraba venía de un pequeño cuadrado arriba de cada celda, donde se podía ver un pedazo de cielo azul. Abruptamente Levy comenzó a correr, el gato cerca detrás de ella, mirando de derecha a izquierda, reacia a quedarse en un lugar tan espeluznante que olía a muerte. Rezo con todas sus fuerzas que Gajeel no se encontrara ahí. Pero aparentemente sus oraciones no fueron oídas.

Mientras corría cerca de la última celda, acercándose más y más al final del corredor, vio algo. No, alguien. Instantáneamente se congelo y se devolvió un poco. Tuvo que darse cuenta, si no lo hubiera conocido y observado desde hace tanto tiempo, no lo hubiera reconocido. Con horror, no puedo hacer más que gritar antes de poder amortiguar su voz con sus manos. Sus piernas se rindieron y cayó contra una pared detrás de ella. Lily gruño profundamente, observando la celda con una rabia incomprendida, lágrimas en los ojos del gato. Porque delante de ellos, estaba Gajeel. Pero ciertamente no el Gajeel que ellos conocían. No, este no era reconocible. No después de todo por lo que había pasado.
Esta historia no es mía, yo solo la traduje para que ustedes pudieran disfrutarla también (obviamente con el permiso de la autora).

Espero les haya gustado (porque a mí me encanto), y recuerden los comentarios serán para Yankee-chan la autora de la historia.

DECLAIMER: Los personajes pertenecen a la serie Fairy Tail de Hiro Mashima. Esta historia pertenece a Yankee-chan, y su traducción al inglés a Medley Nightfallen (sin la cual no la hubiera podido traducir ya que la historia original esta en francés).
Add a Comment:
 
:iconmedleynightfallen:
Jeje! You're a quick translator ^^
Bravo !
Reply
:iconaralys:
Aralys Oct 28, 2011  Hobbyist General Artist
jeje ^^
Reply
:iconmeikochan69:
Meikochan69 Oct 27, 2011  Student General Artist
Disculpa...
¿Cómo hago que me salga el formato de Historia? :C
No se como...
Reply
:iconaralys:
Aralys Oct 27, 2011  Hobbyist General Artist
A que te refieres con formato de historia... como sale en esta historia?
Reply
:iconmeikochan69:
Meikochan69 Oct 27, 2011  Student General Artist
Me refiero... A..
¿Cómo haces para crear una historia en DA...?
Reply
:iconaralys:
Aralys Oct 27, 2011  Hobbyist General Artist
Submit art-> add text
Reply
:iconmeikochan69:
Meikochan69 Oct 28, 2011  Student General Artist
Disculpa pero es que... Apenas lo abrí una semana y no molesto tanto Da...
¡Gracias!
Reply
:iconaralys:
Aralys Oct 28, 2011  Hobbyist General Artist
No te preocupes ^^
Reply
:iconmeikochan69:
Meikochan69 Oct 28, 2011  Student General Artist
He subido el prólogo..
Me encantaría que lo vieras, para que me dijeras que tal.
Reply
Add a Comment: